Más cubanos están tratando de hacer el peligroso viaje a Estados Unidos a través del Estrecho de Florida

Orlando Nodars, Cuba – Zulidis Elidias se ha estado despertando todas las mañanas durante los últimos dos meses con la esperanza de recibir una llamada telefónica o una carta, cualquier noticia sobre el destino de su esposo y su sobrino, que desaparecieron en el mar después de que su bote se hundiera. mientras intentaba llegar a Florida.

Otra media docena de familias viven en la pequeña localidad de Orlando Nodars, a 35 millas (55 kilómetros) al oeste de La Habana y cerca del puerto de Mariel, en la misma incertidumbre.

“Debido a la pandemia, mi esposo perdió su trabajo. Muchos lugares cerraron y estuvo en casa por más de un año. Cada vez que iba a su lugar de trabajo, le decían que esperara. Y eso lo desesperaba porque tenemos 2 años -Hijo mayor ”, dijo Elidias, diosa House, de 38 años, a Associated Press mientras lloraba.

Cuba está experimentando un aumento de la inmigración no autorizada a Estados Unidos, debido a una crisis económica agravada por la pandemia, el aumento de las sanciones estadounidenses y los recortes en la ayuda de su aliado venezolano asolado por la crisis también. Esto provocó una escasez de muchos bienes y una serie de protestas que sacudieron la isla el 11 de julio.

Las vías legales para irse se vieron arruinadas por el cierre casi total del consulado de Estados Unidos por parte de la administración Trump en 2017, luego de una serie de enfermedades misteriosas entre el personal diplomático que, según algunos, pudieron haber sido causadas por un ataque, acusaciones que Cuba niega con vehemencia.

La mayoría de los cubanos que desean obtener una visa estadounidense ahora tienen que ir a embajadas en otros países, lo que es casi imposible debido a las graves interrupciones del tráfico aéreo durante la pandemia. La mayoría no puede pagar los boletos de todos modos, a menos que sus familiares en el extranjero puedan pagarlos.

READ  Fox News pide a juez estadounidense que desestime demanda electoral de 2.700 millones de dólares | Noticias económicas y empresariales

Esto ha llevado a muchos cubanos a salir al mar en pequeñas embarcaciones o canoas para intentar el peligroso cruce del Estrecho de Florida hacia los Estados Unidos.

La Guardia Costera de Estados Unidos dijo recientemente que ha interceptado 595 gemas cubanas en el mar desde que comenzó el año fiscal actual el 1 de octubre. Y eso es más que en cualquier año fiscal completo desde 2017, ya que Estados Unidos anunció que incluso los cubanos que llegaron a las costas estadounidenses probablemente serían expulsados, lo que puso fin a una política de larga data de otorgar asilo a aquellos que llegaron a tierra firme.

Todavía es pequeño en comparación con las casi 5.400 escalas en el mar en 2016 o las dramáticas crisis de 1994-1995 y 1980, cuando el gobierno cubano hizo una pausa para evitar salidas y decenas de miles partieron en masa. Miles murieron en el océano.

También era mucho más pequeño que el flujo actual de aquellos que de alguna manera se dirigieron al continente y se dirigieron hacia el norte. La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos había registrado a 26.196 cubanos que intentaron ingresar a Estados Unidos sin documentos entre el 1 de octubre y el 30 de junio, principalmente por tierra.

Además de su esposo, el conductor de 45 años Fernando Quiñones, Elidias también espera noticias de su sobrino, Ismael Reyes, de 22 años, quien trabajaba en una finca.

Formaban parte de un grupo de 18 hombres y dos mujeres que salieron de Cuba rumbo a Florida el 25 de mayo. El barco se hundió la noche siguiente y los sobrevivientes fueron rescatados por la Guardia Costera de Estados Unidos a 29 kilómetros (18 millas) al suroeste de Key West. La búsqueda continuó por mar, tierra y aire durante varios días.

READ  Siria intercepta ataques israelíes cerca de Latakia en el Mediterráneo | Noticias de conflictos

“Algo pasó, no sé, corrientes, el bote volcó. La Guardia Costera de Estados Unidos rescató a ocho personas con vida, se encontraron dos cuerpos, diez personas están desaparecidas”, dijo Elidias.

Entre los sobrevivientes se encontraban cuatro primos de Elidias, algunos de los cuales ya habían sido devueltos a Cuba.

Elidias, su hermana Sudenes -madre de Reyes- y otros vecinos de Orlando Nodars que hablaron con AP coincidieron en que la arriesgada decisión de dirigirse a Estados Unidos se debió a la crisis económica y las dificultades para obtener una visa.

La historiadora cubana Alina Bárbara López ha señalado que dos desplazamientos masivos por vía marítima anteriores fueron provocados por crisis y que las autoridades cubanas abrieron las fronteras como una especie de válvula de escape ante las presiones sociales.

En 1980, cuando los cubanos insatisfechos acudían en masa a los recintos de las embajadas extranjeras para obtener visas, Fidel Castro abrió el puerto de Mariel a las personas que querían irse y 125.000 cubanos se apresuraron hacia el norte, lo que provocó una crisis política para el gobierno del presidente estadounidense Jimmy Carter.

La terrible recesión económica a principios de la década de 1990 después del colapso de la ayuda cubana de la Unión Soviética arrojó a decenas de miles al mar en cámaras de aire, botes improvisados ​​y botes porosos. Entonces muchos murieron.

Pero La Habana ahora está “atrapada” porque no puede abrir sus fronteras debido a los acuerdos migratorios firmados con Washington a raíz de esa crisis, dijo.

Mientras tanto, López dijo que las reformas económicas de Cuba fueron solo superficiales. La economía permanece estancada.

“Todo esto hace que la base política detrás de esta crisis sea mucho más fuerte que en crisis anteriores”, dijo.

Las autoridades cubanas reconocen que hay “síntomas” de una posible crisis migratoria, pero dicen que podrían desactivarse si el presidente Joe Biden cumple su promesa de campaña de retirar las duras sanciones de Trump, que estaban destinadas a tratar de sacar al Partido Comunista del poder. y reanudar el diálogo iniciado por el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

READ  Roger Stone Mall "estilo de vida lujoso" a pesar de adeudar 2 millones de dólares en impuestos, según la demanda estadounidense Roger Stone

“La situación que atravesamos ahora es el resultado de una serie de factores negativos”, dijo Jesús Pérez Calderón, de la Cancillería cubana. “En primer lugar, la economía se ha deteriorado como consecuencia del COVID-19 … pero al mismo tiempo se renueva la guerra del embargo económico contra Cuba por parte de Estados Unidos”.

José Ramón Cabanas, ex embajador de Cuba en Estados Unidos y actual director del Centro de Investigación de Políticas Internacionales, dijo que ambos países tienen herramientas para prevenir la inmigración masiva a Florida.

“Hay acuerdos vigentes, pero no están completamente implementados”, dijo Cabanas.

Estados Unidos otorgó a Cuba 22.000 visas al año durante dos décadas hasta 2017, cuando Trump congeló las relaciones. El cierre del consulado ha hecho que la solicitud de una visa sea casi discutible para la mayoría de los cubanos.

Además, a principios de 2017, Obama derogó la política conocida como “pies secos y mojados” que permitiría quedarse, generalmente como refugiados, a los cubanos que habían llegado a las costas de Estados Unidos, mientras que los que habían sido capturados en el mar serían devueltos.

De regreso en Orlando Nodars, Elidias espera que el milagro lleve a sus seres queridos a casa.

“Yo le diría a la gente que está considerando esta opción (cruzar el Estrecho de Florida) que no lo haga, y no es una ruta segura. No hay dinero en el mundo que pueda pagar este sufrimiento que estamos atravesando”. Ella dijo.

Wilfredo Bobo

"Orgulloso entusiasta de Twitter. Introvertido. Adicto al alcohol. Especialista en comida de toda la vida. Gurú de Internet ".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post Steve Cohen mira a los Med Mets antes del juego Billys
Next Post La nueva nueva fábrica de Intel costará alrededor de $ 120 mil millones y la producción comenzará a partir de 2024