Niños y jóvenes de residencia Óscar Pereira de la Pampilla son trasladados a otras dependencias tras colapso del sistema de alcantarillado

Una emergencia de tipo sanitaria se vivió la madrugada de este domingo en  la Residencia Oscar Pereira Tapia, ex Padre André Jarlán en el sector de la Pampilla, recinto que desde el mes de noviembre se encuentra bajo administración municipal y que acoge a 18 niños, niñas y jóvenes con discapacidad cognitiva severa.

Debido a esta situación, el municipio activó los protocolos de emergencia para subsanar la situación y resguardar la salud y las condiciones de habitabilidad de los niños y niñas que permanecen en este lugar.

Funcionarios de la Dirección de Protección Civil y Emergencia Comunal, además de los equipos operativos municipales se desplegaron en el lugar para trabajar en la solución al problema, sin embargo, fue necesaria la colaboración de Aguas del Valle para lograr definitivamente destapar las cámaras de alcantarillado, “conocida la situación, se hizo presente el equipo municipal de operaciones, pero llegó un momento que nos dimos cuenta que era un problema que superaba las capacidades internas y debimos recurrir a Aguas del Valle para que interviniera si es que el problema estaba en el exterior al recinto. Necesitábamos los planos del lugar  y SENAME los proporcionó, con esa información los técnicos pudieron determinar cuáles eran los posibles daños que se habían producido y que redundaron en el colapso del sistema”, explicó Miguel Ángel Cuadros, Director de Desarrollo Comunitario del Municipio.

Cerca de las 5 de la mañana el problema quedó resuelto en la Residencia Oscar Pereira Tapia, sin embargo, la administración velando por la salud y el bienestar de sus residentes, dispuso que los 18 niños y niñas fueran traslados hasta la Escuela Tomasa Olivares Camaño, establecimiento educacional municipal ubicado en las cercanías del recinto, que durante 2 meses albergará a los usuarios, mientras se efectúan las reparaciones y mejorar necesarias en la Residencia.

El Alcalde Marcelo Pereira señaló que “la mejor decisión que he tomado ha sido trasladar a los niños y niñas hasta la Escuela Tomasa Olivares. En menos de 12 horas hemos logrado la disponibilidad de este recinto para la permanencia de nuestros niños y niñas. He hecho un recorrido y junto a nuestros funcionarios municipales hemos estado cambiando las camas, distribuyendo los espacios para hombres y mujeres, vamos a cubrir las ventanas para que los niños tengan protección, se están preparando oficinas y operativizando la enfermería del lugar. En definitiva estamos habilitando este establecimiento para el mayor resguardo y protección de nuestro niños y niñas”.

Powered by WPeMatico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *