La policía de Nuevo México investiga los asesinatos de 4 hombres musulmanes, Biden condena los ‘ataques de odio’

La policía de Nuevo México solicitó el domingo la ayuda del público para ubicar un «vehículo de interés» en su investigación de cuatro tiroteos fatales de hombres musulmanes cuyos asesinatos en Albuquerque durante los últimos nueve meses, según los investigadores, están relacionados.

El alcalde Tim Keeler dijo que las autoridades estatales están trabajando para crear una «presencia policial adicional en las mezquitas durante las horas de oración» mientras continúan las investigaciones en la ciudad más grande de Nuevo México, hogar de hasta 5.000 musulmanes de unos 565.000 residentes.

La policía dijo que la última víctima fue asesinada a tiros el viernes por la noche, en un asesinato que, según los líderes islamistas locales, ocurrió poco después de que asistiera a los funerales de otros dos asesinados en las últimas dos semanas.

Estos tres hombres, así como la primera víctima muerta a tiros en noviembre, eran hombres musulmanes de ascendencia paquistaní o afgana que residían en Albuquerque.

La policía dio pocos detalles sobre el último asesinato, pero describió los primeros tres asesinatos como tiroteos en emboscada. La gobernadora Michelle Logan Grisham los describió como «asesinatos selectivos de musulmanes residentes».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, publicó un mensaje en Twitter el domingo expresando su solidaridad con la comunidad musulmana y agregó que “este odioso ataque no tiene cabida en Estados Unidos”.

READ  La Corte Suprema de Nueva York rechaza la apelación de Donald Trump, allanando el camino para el testimonio

Los oficiales de policía de Albuquerque dijeron en una conferencia de prensa horas después que estaban siguiendo una serie de pistas y publicaron un panfleto con fotos de un sedán Volkswagen gris oscuro de cuatro puertas con vidrios polarizados que describieron como un «vehículo importante» en la investigación.

Múltiples agencias de policía verifican

No estaba claro cómo se vinculó el automóvil con el caso, y la policía dijo que aún no había determinado si estaban buscando a uno o más sospechosos en la investigación.

Un portavoz del Centro Islámico de Nuevo México, Tahir Guba, dijo que las tres víctimas más recientes pertenecían a la misma mezquita. Las autoridades ocultaron la identidad del hombre asesinado el viernes en espera de la notificación a sus familiares.

Pero Jawpa dijo que lo mataron poco después de asistir a los funerales de las dos víctimas anteriores.

Ahmed Aseed, presidente del Centro Islámico de Nuevo México, habla durante una conferencia de prensa en Albuquerque el sábado, horas después de que otra víctima musulmana fuera asesinada. (Chancy Bush/Revista de Albuquerque/Prensa Asociada)

Muhammad Afzal Hussain, de 27 años, director de planificación de Española, New M, que emigró de Pakistán, fue asesinado a tiros el 1 de agosto frente a su complejo de apartamentos, menos de una semana después de que Aftab Hussain, de 41 años, de la gran comunidad afgana de Albuquerque, fuera asesinado a tiros. La policía dijo que la encontraron muerta el 26 de julio cerca de la zona internacional de la ciudad. Hussein trabajó una vez en el equipo de campaña de Melanie Stansbury, una congresista estadounidense de Nuevo México.

La policía dijo que está lidiando con las dos muertes, junto con el asesinato del viernes, en relación con el asesinato el 7 de noviembre de Mohammad Ahmadi, un musulmán de Afganistán de 62 años, quien fue asesinado a tiros en un estacionamiento frente a un restaurante halal. Supermercado y cafetería.

«Hay muchas cosas en común entre los cuatro asesinatos», dijo el domingo a los periodistas el portavoz de la policía de la ciudad, Gilbert Gallegos.

Cuando se le preguntó si los investigadores consideran que los asesinatos son crímenes de odio, Gallegos dijo: «El odio está determinado por el motivo, y no sabemos ese motivo en este momento».

Juba estimó que hay entre 3.000 y 5.000 musulmanes viviendo en Albuquerque y sus alrededores, lo que representa alrededor del 85 por ciento de la población musulmana total del estado.

Entre las agencias que ayudan con la investigación se encuentran la Policía Estatal de Nuevo México, el FBI y el Servicio de Alguaciles de EE. UU.

Wilfredo Bobo

"Orgulloso entusiasta de Twitter. Introvertido. Adicto al alcohol. Especialista en comida de toda la vida. Gurú de Internet ".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post El presidente ucraniano Zelensky descarta conversaciones si Rusia celebra referéndums
Next Post Andrei Skoch: el juez autoriza a EE. UU. a confiscar un avión de la minoría rusa valorado en 90 millones de dólares