Éxodo de armenios de Nagorno-Karabaj

Goris, Armenia –

Es el tipo de escena que muchos esperaban que pasara a la historia, especialmente aquellos atrapados en ella ahora.

En los últimos cinco días, vehículos cargados de refugiados han entrado en Armenia, huyendo del enclave en ruinas de Nagorno-Karabaj en el vecino Azerbaiyán. Mientras caminan por el paso de Lachin, la única carretera que conecta la provincia con Armenia y el mundo exterior, llegan hacinados en cualquier vehículo que encuentran.

Un convoy de automóviles de personas de etnia armenia de Nagorno-Karabaj avanza a través del paso de Lachin hacia Kornidzor en la región de Syunik, Armenia, el martes 26 de septiembre de 2023. (Foto AP/Vasily Kristianinov)

Cada vagón transporta a cinco o seis personas, con maletas atadas al techo, mientras los camiones cargan a los extremistas en sus plataformas de carga al aire libre. Algunos incluso llegan con tractores, que ahora se han convertido en una de las posesiones más preciadas de sus propietarios.

De los 120.000 habitantes de Nagorno-Karabaj, más de 84.000 han partido desde entonces hacia Armenia. Todos dejan atrás sus hogares y sus vidas. Pocos creen que habrá algún retorno.

Las raíces de la crisis se remontan a décadas atrás

Las raíces de la crisis actual se remontan a décadas atrás y tiene una causa más inmediata. Cuando se trazaron las fronteras internas de la Unión Soviética hace un siglo, la región de Nagorno-Karabaj, aunque la inmensa mayoría de su población era de etnia armenia, quedó incluida dentro del Azerbaiyán soviético. Todos son parte del mismo país y estas fronteras no importaban mucho, hasta que lo hicieron.

Con el colapso de la Unión Soviética a finales de los años 1980, los armenios de Nagorno-Karabaj se apresuraron a unirse a sus parientes étnicos en la propia Armenia. Azerbaiyán se negó violentamente. En la guerra que siguió, los armenios étnicos tomaron el control no sólo del propio Nagorno-Karabaj, sino también de varias regiones vecinas a Azerbaiyán, declarando su propio Estado independiente y no reconocido.

READ  La Corte Suprema de Georgia rechaza el intento de Trump de cerrar la investigación del condado de Fulton

El status quo se mantuvo desde 1994 hasta 2020. Hace tres años, Azerbaiyán tomó represalias y se apoderó de las tres cuartas partes del territorio controlado por Armenia en Nagorno-Karabaj. Rusia negoció un alto el fuego y envió sus fuerzas de paz para apoyarlo. Pero durante el último año y medio, con Moscú debilitado por su guerra contra Ucrania y su proximidad a Bakú, Azerbaiyán ha excedido los límites del alto el fuego. En diciembre cerró la única carretera que une Nagorno-Karabaj con el mundo exterior, lo que provocó un asedio de nueve meses que empujó a 120.000 civiles de la región a la hambruna.

Luego, la semana pasada, asestó el golpe final, lanzando una ofensiva militar de 24 horas que desplazó a miles de personas y llevó al gobierno de Nagorno-Karabaj a rendirse incondicionalmente. Como parte de esta rendición, los armenios de Karabaj se vieron obligados a deponer las armas y disolver su ejército. Su capacidad para defenderse ha disminuido y pocos, si es que alguno, decide quedarse.

Refugiados armenios con sus maletas mientras regresan a Stepanakert, la capital de la región separatista de Nagorno-Karabaj, el martes 17 de noviembre de 2020. (Foto AP/Sergei Grits)

“Salimos de Artsaj [the Armenian name for Nagorno-Karabakh] “Cuando nos pidieron que dejáramos las armas y dijeron que ya no podíamos defendernos”, dice Fahi, un joven de 26 años de la ciudad oriental de Martuni. No mencionó su apellido por temor a represalias azerbaiyanas contra los miembros de su familia que aún no han cruzado a Armenia.

Como la mayoría de los jóvenes de Nagorno-Karabaj, Fahey era miembro del Ejército de Defensa de Artsaj, como se le conoce, o más bien, el ejército de facto del territorio. Participó en la guerra de 24 horas lanzada por Azerbaiyán el pasado martes.

READ  Pesca de peces con dientes humanos en Carolina del Norte

“Rápidamente nos fuimos a casa [military] “Unidad, tomamos nuestras armas y nos dirigimos a nuestras posiciones”, dice. «Cuando llegamos allí, el bombardeo ya había comenzado. Dijeron que había un alto el fuego, pero poco después los disparos comenzaron de nuevo.

Contrariamente a la insistencia de Azerbaiyán de que «sólo se alcanzaron objetivos militares» durante el ataque, Fahey dice que el bombardeo de artillería se produjo a través de Martuni.

“Toda la ciudad de Martuni, y todos los demás pueblos y ciudades [of Nagorno-Karabakh]»Fue bombardeado», dijo.

Se distribuye ayuda humanitaria en tiendas de campaña de la Cruz Roja en Goris, Armenia, el 27 de septiembre de 2023. (Neil Hauer para CTV News)

La afirmación de Fahey coincide con las descripciones de bombardeos indiscriminados y crímenes de guerra cometidos por Azerbaiyán proporcionadas por muchos antiguos residentes de Nagorno-Karabaj. Una mujer de la aldea de Sarnagbyor le dijo a la BBC que el bombardeo azerbaiyano de su aldea provocó la muerte de sus dos hijos pequeños.

Otra mujer contó cómo los soldados azerbaiyanos llegaron a su aldea, Vagohas, y dispararon al aire, exigiendo que todos los armenios se fueran, lo opuesto a la narrativa azerbaiyana de que el éxodo armenio fue “voluntario”.

Un gran número de víctimas

Las pérdidas humanas en los combates fueron elevadas, a pesar de su corta duración. Las autoridades de Nagorno-Karabaj informaron de al menos 190 personas muertas y 360 heridas de su lado, aunque se sospecha que la cifra real, oscurecida por la falta de comunicaciones y el caos resultante, es mucho mayor. Mientras tanto, Azerbaiyán reconoce oficialmente que 192 de sus soldados murieron y otros 511 resultaron heridos.

Muchos de los desplazados ya han perdido sus hogares en la guerra de 2020. Entre ellos se encuentran Shura y Arija, una pareja de ancianos que acaba de llegar a Goris, donde Azerbaiyán ocupó su aldea, Mets Tager, hace tres años. Toda la población fue expulsada o ejecutada por las fuerzas azerbaiyanas.

READ  La victoria de Trump en New Hampshire la convierte en una fantasía más peligrosa

“Pasamos de Mets Tager a Stepanakert”, dice Arega. “Ahora nos dirigimos de Stepanakert a Ereván. [Armenia’s capital]. ¿Dónde será el próximo?», pregunta.

Fueron necesarias 36 horas para atravesar un atasco de unos 100 kilómetros desde Stepanakert hasta la frontera con Armenia. Como todos los demás, no tuvieron acceso a alimentos, agua ni medicinas durante el viaje: Azerbaiyán ha bloqueado el acceso de todas las organizaciones internacionales de ayuda a Nagorno-Karabaj y a la carretera de Lachin. Tuvieron la suerte de sobrevivir al viaje; abundan los informes de muertes entre refugiados varados.

Su llegada estuvo bien organizada, al menos a corto plazo. Los refugiados que llegan a Goris son registrados en el punto de coordinación local, después de lo cual muchos son colocados en autobuses que los llevan a ciudades, pueblos y aldeas de toda Armenia. Los problemas persisten -muchas familias aún no han recibido vivienda a largo plazo- pero, a pesar de ser un país en desarrollo con una población de menos de tres millones, Armenia parece estar lidiando con la afluencia de refugiados mejor de lo que muchos esperaban.

Una refugiada anciana es ayudada a subir al autobús que la llevará a su nuevo lugar de residencia en la provincia de Tavush, al norte de Armenia (Neil Hauer para CTV News)

Todo esto lo aprecian mucho los que vienen de Nagorno-Karabaj. Pero nunca sustituirá a la patria.

“Todos anhelamos el día en que podamos regresar a casa”, dice Fahey. «Pero sabemos que esto nunca sucederá bajo Azerbaiyán».

Neil Hauer Es un periodista y analista canadiense que se centra en el Cáucaso, Rusia y Ucrania.

Wilfredo Bobo

"Orgulloso entusiasta de Twitter. Introvertido. Adicto al alcohol. Especialista en comida de toda la vida. Gurú de Internet ".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sindicato: El aumento del salario mínimo es demasiado pequeño y demasiado tarde
Previous Post Sindicato: El aumento del salario mínimo es demasiado pequeño y demasiado tarde
El área de la ciudad de Nueva York está experimentando uno de sus días más lluviosos en décadas, con la lluvia empapando el metro y las calles.
Next Post El área de la ciudad de Nueva York está experimentando uno de sus días más lluviosos en décadas, con la lluvia empapando el metro y las calles.