Los talibanes nombran un gobierno de transición en Afganistán y los altos cargos se transfieren a la vieja guardia.

Los talibanes anunciaron el martes un gobierno interino de hombres para Afganistán repleto de veteranos de su gobierno de línea dura de la década de 1990 y la batalla de 20 años contra la coalición liderada por Estados Unidos, una medida que parece poco probable que obtenga un nuevo apoyo internacional. Los líderes deben evitar con urgencia el colapso económico.

El primer ministro interino Mullah Hassan Akhund también encabezó el gobierno talibán en Kabul durante los últimos años de su gobierno. Uno de los diputados de Akhund será el mulá Abdul Ghani Baradar, quien dirigió las conversaciones con Estados Unidos y firmó el acuerdo que condujo a la eventual retirada de Estados Unidos de Afganistán.

Nombrado para el puesto clave de ministro del Interior, Sirajuddin Haqqani, está en la lista de los más buscados del FBI con una recompensa de 5 millones de dólares por su cabeza y se cree que todavía tiene al menos un rehén estadounidense. La temida red Haqqani ha encabezado el bando que la ha culpado de muchos de los ataques mortales y secuestros.

El anuncio se produjo horas después de que los talibanes dispararan al aire para dispersar a los manifestantes y arrestaran a varios periodistas, la segunda vez en menos de una semana que el movimiento utilizó duras tácticas para disolver una manifestación.

El gobierno está compuesto principalmente por pastunes

La mayoría de ellos provienen del grupo étnico pastún dominante de Afganistán, y también parece que la falta de representación del gabinete para otros grupos étnicos obstaculizará su apoyo desde el exterior.

Hasta el 80 por ciento del presupuesto de Afganistán proviene de la comunidad internacional, y la crisis económica de larga duración ha empeorado en los últimos meses. Los vuelos casi diarios desde Qatar traen ayuda humanitaria, pero las necesidades son enormes y los talibanes no pueden permitirse el aislamiento.

READ  Estados Unidos y la Unión Europea anuncian un grupo de trabajo para reducir la dependencia del petróleo y el gas rusos
Nombrado para el puesto clave de ministro del Interior, Sirajuddin Haqqani, está en la lista de los más buscados del FBI con una recompensa de 5 millones de dólares por su cabeza y se cree que todavía tiene al menos un rehén estadounidense. (FBI / Reuters)

Al anunciar la formación del gobierno, el portavoz talibán Zabihullah Mujahid confirmó que los nombramientos son temporales. No entró en detalles sobre cuánto tiempo servirían y cuál sería el catalizador del cambio.

Desde que tomaron el control de Afganistán a mediados de agosto tras la retirada de las fuerzas estadounidenses, los talibanes no han dado señales de que vayan a celebrar elecciones.

La declaración de política que acompañaba al anuncio del gabinete buscaba calmar las preocupaciones de los vecinos de Afganistán y del resto del mundo, pero es poco probable que disipe las preocupaciones de las mujeres, que no han ocupado un solo cargo.

«Nuestro mensaje a nuestros vecinos, la región y el mundo es que el territorio de Afganistán no se utilizará contra la seguridad de ningún otro país», dijo el comunicado.

El líder talibán, Mullah Abdul Ghani Baradar, a la derecha, estrecha la mano del enviado de paz de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, después de firmar un acuerdo de paz en Doha, Qatar, en febrero de 2020. Baradar fue nombrado nuevo viceprimer ministro de Afganistán el martes. (Hussein Syed / The Associated Press).

Instó a los diplomáticos, embajadas, consulados y organizaciones humanitarias extranjeros a regresar a Afganistán. «Su presencia es la necesidad de nuestro país», dijo el comunicado.

La declaración hablaba de proteger los derechos de las minorías y los desfavorecidos, y la educación prometida «para todos los hijos de la nación en el marco de la Sharia». Las mujeres no se mencionan en la declaración de tres páginas.

Abdus Salam Hanafi, un uzbeko, fue nombrado segundo adjunto de Akhund. Miembro de los talibanes desde hace mucho tiempo, es poco probable que satisfaga las demandas de inclusión y representación de las minorías.

El funcionario talibán Abdul Salam Hanafi es visto en Moscú en febrero de 2019. Fue nombrado segundo adjunto del primer ministro interino de Afganistán, Mullah Hassan Akhund. (Pavel Golovkin / The Associated Press)

Además de Haqqani como jefe de policía, el otro alto cargo de seguridad del ministro de Defensa fue para Mullah Muhammad Yaqoub, hijo del fundador de los talibanes y cercano a la figura legendaria Mullah Muhammad Omar.

La red Haqqani, que domina gran parte del este de Afganistán, ha sido acusada de ataques dramáticos en Kabul en las últimas dos décadas y de orquestar secuestros, a menudo de estadounidenses. Washington cree que aún retiene a Marc Frerich, el contratista civil, que fue secuestrado en enero de 2020 y desde entonces no se ha sabido nada de él.

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores será Amir Khan Mottaki, otra figura notable de la última vez que los talibanes tomaron el poder. Se enfrenta a una tarea difícil, dada la falta de diversidad del gabinete.

Amir Khan Muttaki llega a la ceremonia de firma de un acuerdo entre los Estados Unidos y los talibanes en Doha, Qatar, en febrero de 2020, y es nombrado Ministro de Relaciones Exteriores en el Gabinete. (Karim Jaafar / AFP / Getty Images)

La elección del gabinete desafió las muchas voces que instaban a la inclusión y la moderación.

En cambio, parecía una reverencia a las decenas de miles de combatientes talibanes, que habrían luchado por aceptar figuras de gobiernos anteriores que consideraban corruptos y creían que debían derrocar.

«Los combatientes hicieron sacrificios … son los que toman las decisiones, no los políticos», dijo el analista y autor Fazl Minullah Qizai, quien ha escrito extensamente sobre los talibanes.

Sin embargo, incluso con un gobierno dominado por la etnia pastún, la fuerza de combate de los talibanes parece haber alcanzado ya cierta diversidad, y sus filas se han visto reforzadas en gran medida por los tayikos y los uzbecos.

Esto pudo haber ayudado a dar a los talibanes una victoria sorpresa en la provincia predominantemente tayika de Badakhshan, que apenas habían invadido con el combate. Cuando gobernaron por última vez, el condado fue el único que no pudieron controlar.

Represión de manifestantes y periodistas

En una manifestación el martes que fue dispersada por el fuego, los manifestantes se reunieron frente a la embajada de Pakistán para acusar a Islamabad de ayudar al ataque de los talibanes en la provincia norteña de Panjshir. Los talibanes dijeron el lunes que habían capturado la provincia, la última provincia que no estaba bajo su control, después de un avance relámpago a través de Afganistán el mes pasado.

El antiguo gobierno afgano acusó habitualmente al vecino Pakistán de ayudar a los talibanes, acusación que Islamabad negó.

Decenas de mujeres se encontraban entre los manifestantes el martes. Algunos portaban pancartas lamentando el asesinato de sus hijos a manos de los combatientes talibanes, quienes dijeron que habían recibido ayuda de Pakistán. Uno de los carteles decía: «Soy madre. Cuando matas a mi hijo, matas una parte de mí».

Una foto de los manifestantes durante una protesta en Kabul el martes. Los talibanes actuaron rápida y duramente para poner fin a la manifestación. (Agencia de Noticias de Asia Occidental / Reuters)

En un momento dado, un combatiente talibán respondió: «Hemos anunciado una amnistía para todos los que mataron a nuestros hijos».

Los talibanes actuaron rápida y despiadadamente para poner fin a la protesta del martes cuando llegaron cerca del palacio presidencial. También detuvieron a varios periodistas que cubrían la manifestación.

En una ocasión, un miembro del Talibán blandiendo un Kalashnikov tomó un micrófono de un periodista y comenzó a golpearlo con él. Posteriormente, el periodista fue esposado y detenido durante varias horas.

«Esta es la tercera vez que los talibanes me golpean mientras cubría protestas», dijo a The Associated Press bajo condición de anonimato porque teme represalias. «No volveré a cubrir una manifestación. Esto es muy difícil para mí».

Los talibanes detuvieron a un periodista del popular canal afgano TOLO News durante tres horas antes de liberarlo. Dijo que le devolvieron su equipo y que el video de la manifestación estaba intacto.

El sábado, las fuerzas especiales talibanes con ropa de camuflaje dispararon sus armas al aire para poner fin a una marcha de protesta en Kabul organizada por mujeres que exigían la igualdad de derechos.

Wilfredo Bobo

"Orgulloso entusiasta de Twitter. Introvertido. Adicto al alcohol. Especialista en comida de toda la vida. Gurú de Internet ".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post Holanda – Turquía 6-1: delicia turca para el héroe del ‘hat-trick’ Debe
Next Post Ray Ban enciende el inminente lanzamiento de las gafas inteligentes de Facebook